Cada pueblo tiene el Gobierno que se merece

elecciones

Dentro los libros apócrifos de la Biblia, Eclesiastico 10:2-5 revela una verdad irrefutable:

“Cada pueblo tiene el gobierno que se merece.
Cuando el rey es ignorante, el pueblo acaba en la ruina;
cuando el rey es sabio, el pueblo prospera.
Dios tiene en sus manos el poder de gobernar este mundo,
y el poder de nombrar gobernantes.
Cuando llega el momento, elige al gobernante adecuado y le da su propia autoridad.”

Surge entonces un gran interrogante: si cada pueblo tiene los gobernantes que merece y si Dios “tiene” el poder de nombrar gobernantes, ¿en que nos estamos equivocando los votantes o electores de los países de América Latina?

Sigue leyendo