Padre Linero, tampoco yo te condeno. Tu sabes!

Padre Alberto Linero

Y aquí estoy de nuevo, con cosas que solo ocurren en la vida real.

Esta semana en Colombia ha sido una noticia explosiva la decisión del Sacerdote Eudista Alberto Linero de retirarse del sacerdocio, porque según él mismo expresa: “me mamé de la soledad”.

No se han hecho esperar los comentarios en las redes sociales. Es increíble ver la falta de respeto, el indecoro y las acusaciones por montón que han arrojado sobre este cristiano, con montajes en fotos y vídeos intentando denigrar su imagen como ser humano, por una decisión que sólo a él le incumbe.

Sigue leyendo

Llamado al respeto por el espacio del otro, en el mundo de la tecnología

Respeto-WhatsApp

No cabe duda que en la actual época de las telecomunicaciones, los diferentes medios que ha dispuesto la tecnología para mejorar nuestra forma de comunicarnos con los que amamos, con nuestros amigos, con los que tenemos gustos o ideales en común, con los que tienen que ver con nuestro trabajo y en general con los que son importantes para nosotros, han logrado su objetivo acercándonos a todos aquellos con los que requerimos o deseamos tener algún tipo de contacto.

Sigue leyendo

Nuevas tecnologías: cómplices del desamor y la infidelidad

Tecnologia-Complice

Si usted me preguntara Miguel, cuál crees que es la mayor amenaza mundial? – Sin vacilaciones le respondería: “Las Nuevas Tecnologías Digitales”, que son capaces de destruir cosas tan sagradas como el matrimonio y la familia.

No quiero ser mal interpretado y tal vez mi respuesta a esta pregunta le parezca ambigua y polémica, sin embargo debo aclarar que las nuevas tecnologías no son por sí mismas malas o dañinas.

Personalmente soy un apasionado de ellas, disfruto sentarme frente a mi portátil y escribir en mi blog cada vez que puedo, disfruto revisar mis correos en mi celular al instante y estar en contacto permanente con la gente que aprecio a través de WhatsApp, Facebook, Instagram, etc., etc., y es sencillamente maravilloso que puedas encontrar respuesta a casi todo en Google.

No obstante, ellas están aquí, han llegado para quedarse y si les permitimos dañarán literalmente nuestras vidas, cambiarán las relaciones entre amigos, y lo peor, afectarán las relaciones de pareja e incluso con nuestros hijos.

Sigue leyendo