¿Por qué creo que nada va a cambiar?

Nada va a cambiar

Antes que usted se sumerja en la lectura de este artículo, permítame decirle que esta es solo mi percepción de la realidad actual y no pretendo contagiarlo de mi “incredulidad”, sino invitarlo a pensar y reflexionar por sí mismo sobre el contenido de este escrito y aportar su granito de arena para intentar cambiar las cosas.

La idea de escribir estas líneas surge a raíz de la posesión del nuevo Gobierno en mi amada Colombia, gobierno que tiene muchos seguidores, pero así mismos detractores, pero que de alguna forma de ambos bandos todos esperan cambios de fondo en el país, pero sobretodo en las políticas de Estado.

Sigue leyendo

Viviendo la vida en Silenciosa Desesperacion

Adiccion al celular

Esta semana mientras conversaba con una compañera de trabajo, observé una reacción en ella que me motivó a escribir este artículo.

Mientras proyectabamos nuestra agenda de trabajo de repente ella toma su celular y lo lanzó hacia su escritorio y así misma en voz alta expresa: “por qué tengo que estar revisando mi celular si no ha sonado?”

Ese interrogante hizo que autoanalizara mis acciones diarias y realmente no puedo decir con certeza cuántas veces reviso mi teléfono, pero me da vergüenza reconocer que quizá sobrepase el promedio que oscila entre 80 y 110 veces por día.

Me gusta el argumento del Papa Francisco en su exhortación apostólica “EVANGELII GAUDIUM” en el cual expresó: “La humanidad vive en este momento un giro histórico… este cambio de época se ha generado por los enormes saltos cualitativos, cuantitativos, acelerados y acumulativos que se dan en el desarrollo científico, en las innovaciones tecnológicas y en sus veloces aplicaciones en distintos campos de la naturaleza y de la vida. Estamos en la era del conocimiento y la información, fuente de nuevas formas de un poder muchas veces anónimo.”

Sigue leyendo

Cada pueblo tiene el Gobierno que se merece

elecciones

Dentro los libros apócrifos de la Biblia, Eclesiastico 10:2-5 revela una verdad irrefutable:

“Cada pueblo tiene el gobierno que se merece.
Cuando el rey es ignorante, el pueblo acaba en la ruina;
cuando el rey es sabio, el pueblo prospera.
Dios tiene en sus manos el poder de gobernar este mundo,
y el poder de nombrar gobernantes.
Cuando llega el momento, elige al gobernante adecuado y le da su propia autoridad.”

Surge entonces un gran interrogante: si cada pueblo tiene los gobernantes que merece y si Dios “tiene” el poder de nombrar gobernantes, ¿en que nos estamos equivocando los votantes o electores de los países de América Latina?

Sigue leyendo

Cuando la «Paz de Dios» no es la paz de Dios

paz de Dios

Antes de sumergirse en este artículo es importante que usted tenga en cuenta que aunque siempre he dicho que no pretendo “cristianizar” mi blog,  debe saber que este es un artículo escrito por un cristiano para cristianos y no cristianos creyentes en Dios, que entienden algunos conceptos y principios cristianos.

Siempre hay algo que me motiva a escribir, y esta vez fue una imagen que vi en un estado de WhatsApp que dice algo más o menos así: “Sabes que una decisión es correcta cuando Dios pone paz en tu corazón”

Sigue leyendo

Estoy Enfermo y Cansado!

estoy enfermo y cansado!

Estoy enfermo y cansado!. Quizá me dirás “y a este que bicho lo picó?”.

Pero sí, estoy enfermo y cansado!.

Nadie puede ocultar que en Colombia y en América Latina estamos viviendo momentos históricos en la forma de hacer política y el resurgimiento de ideas que “pretenden” arreglarnos la vida a todos.

Quiero dejar en claro que no estoy en contra la política y que el hecho de estar enfermo y cansando no significa que no esté comprometido como ciudadano con una verdadera democracia que nos ayude a vivir en una sociedad libre y justa. Es más me parece que la política es un “arte” que no todos tenemos el privilegio de desarrollar, por eso admiro y respeto a quienes la desarrollan con altura e integridad. De hecho la buena administración de las ideas políticas son las que generan cambios en la sociedad para el bien de todos.

Sigue leyendo